El que quiere, puede!!

El que quiere, puede!!

HOLA A LAS VISITAS!!!! (LEER ANTES DE NAVEGAR)

Esto de los blogs es atrapante.
Me costó entenderlo pero ahora lo disfruto muchísimo.

Explico para las visitas de qué se trata todo.
Siempre me gustó guardar, registrar, conservar. Así me veo hoy con una gran cantidad de material único y preciado. El blog me permite, por un lado guardarlo en lugar seguro y por otro compartirlo con otras personas.Lo reformo y completo constantemente, agrego secciones y me divierto mucho.
Pasajes para releer, son párrafos que me han impactado y que disfruto "releyéndolos" en cualquier momento. Se aclara el título y autor del libro del cual fueron extraídos.
Personajes Inolvidables: algunos son realmente tan bien caracterizados por el autor que se hacen inmortales. Serán de libros, canciones, poemas.
Comentarios de libros: breves cosillas que escribo al terminar de leer. Algunas dan pena, pero..acá van.
Humor: son anécdotas vividas y otras cosillas divertidas.
En Tiernas Anécdotas transcribo algunas de las que fui registrando mientras crecían mis cuatro retoños y ahora mis nietos (me las cuentan los padres).
Personas que dejan huellas: son esas personas especiales, que permanecen en la memoria de los que las conocen y de los que no las vieron nunca, por diferentes razones; por sus cualidades o por sus acciones.
Poemas, Leyes de Murphy y Citas Citables de grandes escritores, se definen por sí solos.
Casero y doméstico: soy una sabia ama de casa (son años...), y comparto algunos de mis saberes, sólo los más originales.
Fotos: Me doy el gusto y muestro algunas de mi abundante colección (miles).
Cositas varias: variadas cositas ... ja ja ja
Transcribo textos de personas muy queridas por mí en Cartas de una leona a otra y Escritores que más quiero.
Prole: Los que me tocaron en el reparto. Luego de paridos, no se aceptan reclamos ni devoluciones, y son CUATRO!!!
Lecturas: Inquieta lectora como soy, con tiempo y banda ancha, he hallado en internet muchos libros gratis. Acá transcribo pasajes o capítulos de algunos. Si alguien tiene alguna objeción que me lo diga y rapidito lo saco, aunque sería una pena...
Además muestro mi biblioteca personal; la estoy cargando; estos son mis libros y los de mi familia (la idea es armar una base de datos de las bibliotecas familiares, como para que sepamos cada uno los tesoros del otro).
Les recomiendo visitar los enlaces de Mis Favoritos. Algunos son de mi creación también, como Películas, Glosario, Biblioteca, Libros que deseo.
Bienvenidos a mi lugar, vuelvan pronto.



10/11/08

Asentimientos de Alejandro Dolina (revista Satiricon N° 19, Junio de 1974)

Ma sí...
Ma sí es una expresión un poco italianizante que puede reemplazarse ventajosamente con la más castiza: "Bueno, está bien".
Pero el uso de este giro causa un daño mucho más grave que el el mero deterioro del lenguaje. Porque quien dice 'ma sí' no solamente está contestando afirmativamente a una pregunta: Está ortorgando algo que en realidad no quisiera otorgar, está cediendo a una presión, está renunciando a la lucha, está obrando perezosamente.
Así, podemos observar que nadie se sirve del 'ma sí' para las afirmaciones entusiastas: Sí, juro; sí, padre; sí, te quiero, no sonarían contundenes si se transformaran en "Ma sí, juro", o "Ma sí, padre".
Por el contrario incurren en masismo quienes conceden de puro resignados nomás. "Ma sí, yo me lo como igual"; "Ma sí, deme un Simplex".
La deplorable expresión que hoy nos ocupa, pude utilizarse en infinidad de situaciones, casi siempre denigrantes. Trataremos de elucidar someramente las circunstancias más asiduas.

Para dar por concluida una obra defectuosa;
>-Ma sí, yo la dejo como está.

Para continuar fumando uno que está en las últimas;
>-Ma sí, de algo hay que reventar.

Para mantenerse desprolijo y hasta fétido;
>-Ma sí, hoy no me baño tampoco.

Para renunciar a la posesión de un bien en disputa;
>-Ma sí, que se lo meta en la parte de atrás.

Para caer en las garras del vicio;
>-Ma sí, llevame donde quieras.

Para casarse;
>-Ma sí, me caso.

Para hacerse aplazar en un examen;
>-Ma sí, la bolilla catorce que la estudien ellos.

Para poner fina a una discusión difícil;
>-Ma sí, tiene razón.

Para no cambiarse la ropa interior;
>-Ma sí, nadie se va a dar cuenta.

Para conformarse con cualquier basura;
>-Ma sí, antes que estar solo...

Y así se podría seguir indefinidamente.
Pero la lectura de estos pocos ejemplos basta para comprender de detrás de cada pusilámine que cae en el 'ma sí', suele haber alguien que extrae beneficios de esta actitud pasiva. Cuidado, jóvenes masistas, basta de resignaciones, nada de renunciar a lo que es justo, caramba. Piensen en lo que hubiera sido de nuestra patria si durante las invasiones inglesas los porteños hubieran dicho:
"Ma sí, ingleses, españoles... todos son la misma cosa."

No hay comentarios:

Archivo del blog