El que quiere, puede!!

El que quiere, puede!!

HOLA A LAS VISITAS!!!! (LEER ANTES DE NAVEGAR)

Esto de los blogs es atrapante.
Me costó entenderlo pero ahora lo disfruto muchísimo.

Explico para las visitas de qué se trata todo.
Siempre me gustó guardar, registrar, conservar. Así me veo hoy con una gran cantidad de material único y preciado. El blog me permite, por un lado guardarlo en lugar seguro y por otro compartirlo con otras personas.Lo reformo y completo constantemente, agrego secciones y me divierto mucho.
Pasajes para releer, son párrafos que me han impactado y que disfruto "releyéndolos" en cualquier momento. Se aclara el título y autor del libro del cual fueron extraídos.
Personajes Inolvidables: algunos son realmente tan bien caracterizados por el autor que se hacen inmortales. Serán de libros, canciones, poemas.
Comentarios de libros: breves cosillas que escribo al terminar de leer. Algunas dan pena, pero..acá van.
Humor: son anécdotas vividas y otras cosillas divertidas.
En Tiernas Anécdotas transcribo algunas de las que fui registrando mientras crecían mis cuatro retoños y ahora mis nietos (me las cuentan los padres).
Personas que dejan huellas: son esas personas especiales, que permanecen en la memoria de los que las conocen y de los que no las vieron nunca, por diferentes razones; por sus cualidades o por sus acciones.
Poemas, Leyes de Murphy y Citas Citables de grandes escritores, se definen por sí solos.
Casero y doméstico: soy una sabia ama de casa (son años...), y comparto algunos de mis saberes, sólo los más originales.
Fotos: Me doy el gusto y muestro algunas de mi abundante colección (miles).
Cositas varias: variadas cositas ... ja ja ja
Transcribo textos de personas muy queridas por mí en Cartas de una leona a otra y Escritores que más quiero.
Prole: Los que me tocaron en el reparto. Luego de paridos, no se aceptan reclamos ni devoluciones, y son CUATRO!!!
Lecturas: Inquieta lectora como soy, con tiempo y banda ancha, he hallado en internet muchos libros gratis. Acá transcribo pasajes o capítulos de algunos. Si alguien tiene alguna objeción que me lo diga y rapidito lo saco, aunque sería una pena...
Además muestro mi biblioteca personal; la estoy cargando; estos son mis libros y los de mi familia (la idea es armar una base de datos de las bibliotecas familiares, como para que sepamos cada uno los tesoros del otro).
Les recomiendo visitar los enlaces de Mis Favoritos. Algunos son de mi creación también, como Películas, Glosario, Biblioteca, Libros que deseo.
Bienvenidos a mi lugar, vuelvan pronto.



19/4/09

1280 almas de Jim Thompson

I

 

Bien, señor, el caso es que yo debería haberme encontrado a gusto, tan a gusto como un hombre puede encontrarse. Porque allí estaba, jefe de policía de Potts County y ganando al año casi dos mil dó­lares, sin mencionar los pellizcos que sacaba de paso. Por si fuera poco, tenía alojamiento gratis en el se­gundo piso del palacio de justicia, un sitio tan bonito como el que un hombre pueda desear; hasta tenía cuarto de baño, de manera que no me veía en la necesidad de bañarme en un barreño ni de ir a un lugar público, como hacían casi todos los del pueblo. En lo que a mí me concernía, creo que podía afir­marse que aquello era el reino de los cielos. Para mí lo era, y parecía que podía seguir siéndolo —mientras fuera comisario de Potts County—, con tal de que me preocupara sólo de mis propios asuntos y sólo detuviera a alguien cuando no tuviese más remedio, y de que el detenido fuera un don nadie.

Sin embargo estaba preocupado. Tenía tantos pro­blemas que la preocupación me ponía enfermo.

Me sentaba a la mesa para comer quizás media docena de chuletas de cerdo, unos cuantos huevos fritos y un plato de bollos calientes con menudillos y salsa, y el caso era que no podía comérmelo todo. No me lo terminaba. Empezaba a dar vueltas a las cosas que me preocupaban, y cuando me daba cuenta me había levantado sin rebañar el plato.

Con el sueño ocurría lo mismo. Podía decirse que no pegaba ojo. Me metía en la cama pensando que aquella noche tenía que dormir, pero qué va. Pasaban veinte o treinta minutos antes de poder dar una cabezada. Y luego, después de ocho o nueve horas apenas, me despertaba. Bien despierto. Y no podía volver a dormir, cascado y hecho cisco como estaba.

Bien, señor, el caso es que me encontraba des­pierto igual que la noche que he puesto como ejem­plo, removiéndome y dándole vueltas a la cabeza, hasta que ya no pude soportarlo más. Así que fui y me dije:

—Nick. Nick Corey, tus problemas van a acabar desquiciándote, así que lo mejor es que pienses algo y pronto. Lo mejor es que tomes una decisión. Nick Corey, porque si no lamentarás no haberlo hecho.

De modo que me puse a pensar y pensar, y luego pensé un poco más.

Y decidí que no sabía qué mierda hacer.

 


No hay comentarios:

Archivo del blog